Terapia para niños y familia Terapia familiar

¿En qué consiste?

A veces, una dificultad de uno de los miembros de la familia repercute al resto. En otros casos, hay situaciones difíciles o de cambio importante que afectan directamente a toda la familia. En estas circunstancias a menudo el malestar de uno de los integrantes genera más malestar a los otros, y los sentimientos de impotencia, de cansancio o de rabia invaden el hogar.

A través de la terapia familiar, trabajaremos desde un enfoque positivo, para que la familia se convierta de nuevo un equipo, abriéndonos las puertas a:

  • Poder descubrir claves concretas y prácticas con el fin de que cada uno pueda adquirir más bienestar personal.
  • Cambiar ciertas dinámicas de la vida cotidiana para facilitar la convivencia.
  • Aprender, grandes y pequeños, a potenciar el bienestar del resto de la familia.
  • Desarrollar el respeto de una manera concreta
  • Adquirir el máximo equilibrio en familia

Se proponen tanto sesiones por separado, como sesiones en que toda la familia puede hacer un trabajo conjuntamente, siempre en un ambiente distendido, cálido y profesional.

¿Para quien?

La terapia familiar está destinada a cualquier familia en que uno o varios de sus integrantes deseen mejorar la situación que están viviendo:

  • Dificultades de comunicación.
  • Situaciones en que uno o varios de los miembros de la familia viven crisis difíciles de gestionar.
  • Tensiones entre los padres que pueden repercutir a los niños.
  • Situaciones de enfermedad, separaciones, etc.